Archivo mensual: agosto 2013

Wi-Fi internet inalámbrico nocivo para la salud

Una exposición prolongada y continuada en el tiempo a las radiaciones que emite el wi-fi tiene efectos nocivos en la salud. En casi todos los colegios el acceso a internet se hace a través de wi-fi. Se estima que los niños están un mínimo de 6 horas al día expuestos a estas radiaciones, 132 horas al mes, 1.188 horas al año. La Organización para la Defensa de la Salud, la Fundación Vivo Sano y la Fundación para la Salud Geoambiental han lanzado una campaña nacional para retirar el wi-fi de los colegios. Bocos es uno de los pocos abogados especializados en contaminación electromagnética en España, fundador de Juristas Contra el Ruido y profesor de máster en Derecho Ambiental.

¿Por qué hay que retirar el wi-fi de los colegios?
Emiten radiaciones electromagnéticas a una potencia muy elevada; las consecuencias son nocivas para todos, pero en especial para los niños, más vulnerables porque están en pleno desarrollo.

 

Inglaterra, Francia y Suecia los están retirando.
Sí, de escuelas, museos, bibliotecas y lugares públicos. La tecnología inalámbrica no está revisada por sanidad ni por ningún organismo que nos pueda decir qué potencia emite y cómo se controla esa emisión.

 

¿Hay estudios?
Existe un informe de acceso público, Bioiniciative, que resume más de 2.000 estudios internacionales. En la resolución del Consejo de Europa de mayo se recogen las conclusiones de este informe: los estudios vinculan la exposición prolongada a radiaciones electromagnéticas con ciertos tumores.

 

Radiaciones malignas, pero necesarias.
Para conectarse existen otros sistemas que permiten disfrutar de internet a través de la red eléctrica.

 

¿Qué dice la OMS?
Ha clasificado oficialmente este tipo de radiaciones como posible cancerígeno.

 

Si sumamos las radiaciones de los wi-fi de un edificio, debemos estar todos fritos.
Mi consejo es utilizar cable. Ya hay estudios que relacionan la hiperactividad, las cefaleas y el mal dormir infantil con estas ondas. ¿Para qué correr riesgos, si existen tecnologías alternativas sin riesgo?

 

Es el progreso.
En todo caso, hay que apagarlo por la noche, es lo mínimo.

 

¿Qué le llevó a dedicarse a estos temas?
Hace doce años, junto a un refugio de perros y gatos, en medio del campo, instalaron una antena de telefonía móvil. Me llamaron porque los animales estaban muy nerviosos, se autolesionaban y querían escapar.

 

¿Ganó el caso?
Sí, no tenían ni permiso. El siguiente caso, hace diez años, fue el del colegio García Quintana de Valladolid, en el que estaba personalmente implicado.

 

¿Sus hijos?
Sí. Hubo cinco casos de leucemia. Cerca del colegio había un edificio plagado de antenas de telefonía en la azotea. Presentamos un escrito al Ayuntamiento explicando que había estudios que vinculaban la leucemia infantil con la radiación electromagnética. Queríamos saber la potencia de esas antenas.

 

El alcalde debió de preocuparse.
Se negó a recibirnos, dijo que éramos “unos padres histéricos”. Pusimos una querella criminal por una supuesta prevaricación y contra las operadoras por contaminación ambiental. Ganamos, pero una niña murió.

 

¿Ha ocurrido en otros colegios?
Ahora mismo en un colegio de Pinto, en Madrid, hay varios casos, y en el Dos Hermanas, en Sevilla, hay cuatro casos.

 

Mala solución tienen, si queremos hablar por teléfono.
Se están investigando tecnologías alternativas de telefonía móvil sin microondas en Japón y EE.UU. Mientras, hay que utilizar el móvil con cautela, con el altavoz o con aparatitos que evitan las radiaciones, porque si te lo pones en el cerebro eres tú la antena.

 

Empiezan a aparecer casos de hipersensibilidad a las ondas electromagnéticas.
Y ya hay una sentencia que concede una incapacidad por ello, la Seguridad Social va a pagar a esa persona una pensión de por vida. Es el primer caso, pero me temo que va a haber muchos más.

 

La potencia que emiten estos aparatos ¿está controlada?
España permite 400 microvatios por centímetro cuadrado. Castilla-La Mancha, 0,1 microvatios; Catalunya, 200. En Nueva Zelanda, el nivel permitido es de 0,01, y en Nueva Gales del Sur, Australia, 0,001. Es como decir que en un lugar se puede ir a 200 kilómetros por hora y en otro a 100.000.

 

¿Y no tienen problemas de cobertura?
No. Entonces, ¿por qué someter a la población a tanta potencia si no se necesita? La normativa española no protege en absoluto a los ciudadanos, los niveles son muy altos, y si quisiéramos saber qué cantidad de radiación estamos recibiendo, sólo lo conseguiríamos poniendo una denuncia.

 

Uf.
No existe un sistema de control permanente y fiable que permita a los ciudadanos saber en todo momento las radiaciones a las que están expuestos.

 

Sería necesario.
La contaminación electromagnética se está incrementando a pasos de gigante en muy poco tiempo y no sabemos qué va a pasar, probablemente lo sepamos cuando las consecuencias sean irreversibles. La propia UE está instando a los estados a que reduzcan los niveles. Hoy se estipula que por encima de 0,1 hay peligro de daño sobre la salud.

 

¿Alguna iniciativa ciudadana?
La Universidad Politécnica de Madrid ha ideado un sistema de control permanente y de acceso libre para todos los ciudadanos de Leganés a través de internet y de una pantalla gigante en el Ayuntamiento.

 

¿En qué punto está?
Las operadoras pusieron un recurso, y se dictaminó la suspensión cautelar. Yo defiendo a la federación de vecinos, y hemos recurrido. Esperemos que estos sistemas se generalicen, porque los ciudadanos tenemos derecho a saber.

Síndrome causado por las microondas

En Australia se permiten las antenas a una distancia de 500 mt de distancia de los hogares, en España… a tan solo 5 metros.

La biomedicina habla desde hace unos años de una nueva dolencia que se da especialmente entre las personas que viven alrededor de una antena de telefonía: la enfermedad de las radiofrecuencias o síndrome de las microondas.

El doctor Portolés explicó que los síntomas de este «trastorno electomagnético» son la fatiga, estrés, irritabilidad, cefaleas, náuseas, insomnio, disminución sensorial, pérdida de reflejos y de memoria, vértigos, ruidos y zumbidos en los oídos.

Los investigadores en biomedicina defienden que estos trastornos de deben a que las radiofrecuencias inciden en tres partes del cerebro: la glándula pineal, que reduce la secreción de la melatonina; los receptores cerebrales, lo que provoca la depresión y la falta de memoria, y los iones celulares, cuya desorganización pondría en peligro la comunicación celular, base de la vida.

Las mismas investigaciones señalan que los problemas aumentan cuanto más cerca estén las viviendas de las antenas, pero no hay una legislación única. Así, la Unión Europea propone una distancia mínima de seguridad de 58 metros; en Toronto (Canadá) son 200; Namur (Bélgica) fijó 300, y Australia 500 metros. En España son 5 metros y la Generalitat catalana propone aumentarla a 10.

«Esto es claramente insuficiente para garantizar la salud pública», afirmó Carlos Requejo, domoterapeuta y especialista en geobiología y calidad del hábitat. Todos coinciden en que el problema de la telefonía es político y económico, pues las operadoras invirtieron enormes cantidades de dinero en las antenas. «Cuando recuperen la inversión colocarán sobre el asfalto antenas miniaturizadas y camufladas en el mobiliario y desaparecerá el problema social, puesto que no se verán, pero no bajará el nivel de radiación», apostilló Portolés.

Los vecinos no se resignan y han presentado contenciosos contra este tipo de instalaciones. La primera sentencia a su favor data de octubre de 2005, cuando el Tribunal Supremo ratificó una sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia de 2001 que condenó a Iberdrola por contaminar con ondas electromagnéticas una vivienda murciana.

Los expertos aconsejan cuidar las instalaciones eléctricas de las viviendas para evitar en lo posible los efectos nocivos de los campos electromagnéticos. Entre otras cosas, proponen instalaciones monofásicas con cable de tierra, un cuadro eléctrico con el envolvente y el chasis metálicos, colocar enchufes independientes para cada uno de los electrodomésticos, hacer circuitos eléctricos independientes en las habitaciones con un desconector automático en cada una, y llevar las canalizaciones de modo que no pasen detrás de las zonas de descanso, como los cabeceros de las camas y los sofás. Asimismo aconsejan utilizar en la construcción materiales que no tengan PVC ni materiales halógenos.

Efectos de los campos electromagnéticos sobre la glándula pineal

Hablan el Pf. Bardasano y el Dr. Perretta de los efectos nefastos de las radiaciones electromagnéticas sobre la glándula pineal. Nos explican cómo estos campos electromagnéticos impiden la secreción de la hormona melatonina y nos llevan al insomnio, a la depresión y finalmente al cáncer

Efectos de los campos electromagnéticos en la salud del Hospital Ramón y Cajal

El informe del doctor Alejandro Úbeda Maeso, Jefe de la sección del servicio de de Investigación Bioelectromagnética del Hospital Ramón y Cajal

Email: alejandro.ubeda@hrc.es

1. Introducción general del tema

El presente documento se enfoca primordialmente en los efectos sobre la salud del  público general de las exposiciones típicas a campos electromagnéticos (CEM) o radiaciones no ionizantes (RNI) ambientales. El uso generalizado de la energía eléctrica y de las emisiones radioeléctricas ha dado lugar a una presencia ubicua de radiaciones electromagnéticas no ionizantes en el medio ambiente urbano.

Las posibles consecuencias sobre la salud de la exposición a las RNI son objeto de interés creciente por parte del público y de autoridades responsables de salud ambiental. Así, la Comisión
Internacional para la Protección ante Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP en inglés),  comisionada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), estableció 1998 un conjunto de Restricciones Básicas y Niveles de Referencia para la protección del público y de los
trabajadores ante efectos nocivos inmediatos de exposiciones agudas (cortas y esporádicas) a campos eléctricos y magnéticos.

En el caso de los campos de frecuencias bajas, el objetivo es evitar disfunciones, instantáneas y tenidas por reversibles, del
sistema nervioso y de otros sistemas causadas por corrientes intensas inducidas en los tejidos por exposición a campos intensos.

Para la protección ante señales intensas de frecuencias altas (radiofrecuencias, RF), las normativas ICNIRP están diseñadas para
limitar la cantidad de energía absorbida por los cuerpos expuestos, evitando así  incrementos térmicos significativos (ΔT ≤1 °C) en los tejidos correspondientes. Calculados los parámetros de campo BF y RF capaces de provocar las citadas disfunciones, ICNIRP
propuso sus Niveles de Referencia aplicando factores de seguridad equivalentes al 10 %  y al 2% de la dosis nociva para la protección de los trabajadores y del público general,  respectivamente.

Los datos presentados en este documento muestran que, en términos generales, los niveles de RNI a que está expuesto típicamente el público quedan muy por debajo de los
niveles de referencia establecidos por ICNIRP. Sin embargo, algunos estudios experimentales han proporcionado evidencia de bioefectos para CEM más débiles que los considerados nocivos. Además, existe un bloque limitado de evidencia epidemiológica que sugiere que la exposición crónica a RNI débiles, por debajo de los niveles de
referencia para la protección ante exposiciones agudas, podrían tener efectos adversos para la salud.

Esta evidencia, transmitida al público por medios no especializados, ha originado en los últimos años un incremento significativo en la preocupación por la exposición no controlada a RNI emitidas un número creciente de fuentes de campos de
naturaleza diversa.

2. Magnitud del problema

Utilizando el mejor indicador disponible, el problema tiene dos vertientes distintas cuyas dimensiones son valorables con grados
de precisión muy diferentes:
2A. La percepción de riesgo por parte de la población.  Los CEM ambientales figuran entre los principales agentes que son motivo de preocupación para los ciudadanos europeos. Las fuentes percibidas como potencialmente peligrosas son, principalmente, las líneas de alta tensión, las estaciones base de telefonía móvil y los teléfonos móviles. El nivel de preocupación es similar para las tres fuentes; alrededor de 75% de ciudadanos declaran algún nivel de preocupación sobre las emisiones de cada una de ellas. Los datos muestran también que la percepción del riesgo ha evolucionado significativamente a peor desde el año 2002 al 2006, lo que se interpreta como:

1) que los ciudadanos no están suficientemente informados de los niveles reales de riesgo relacionados con la exposición a RNI ambientales y/o

2) que las medidas reguladoras para al protección radiológica ante exposiciones crónicas a RNI arbitradas por las autoridades no han sido efectivas en el control de la percepción del riesgo. Además, existen indicios de que la citada percepción de riesgo puede intervenir significativamente en el desarrollo de patologías con un potencial componente psicosomático, como el Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética Percibida que,  según distintos estudios, aparece en la población con una incidencia que varía entre
0,05‰ y 0,1%.
2B. El riesgo incrementado de diversas dolencias.
La evidencia epidemiológica y experimental sobre la implicación de la exposición crónica a CEM débiles es limitada y, en algunos aspectos, controvertida. En el caso de exposiciones a campos de baja frecuencia, el estudio resume los incrementos teóricos en
la incidencia de distintos tipos de cánceres y otras enfermedades en adultos y niños expuestos crónicamente a CME en ambientes residenciales u ocupacionales. Los cálculos están hechos considerando riesgos relativos entre 1,2 y 2 sobre la población no expuesta. Teniendo en cuenta la elevada incertidumbre actual sobre los potenciales efectos nocivos de los campos electromagnéticos, la interpretación de los citados cálculos debe hacerse con todas las dudas y precauciones que requiere el enfoque de una problemática
extremadamente sensible y relativamente poco estudiada.
Para exposiciones a radiofrecuencias, la evidencia más amplia corresponde a datos experimentales sobre potenciales efectos cognitivos en voluntarios y a datos epidemiológicos sobre incremento de tumores cerebrales en sujetos con 10 años o más de uso del teléfono móvil. Los resultados más recientes, obtenidos de meta análisis, revelan riesgos relativos significativos de 2,4 (neurinoma acústico) y 2,0 (glioma) para exposiciones ipsilaterales. Aunque la prevalencia de estos tumores en la población es baja, es
necesario tener en cuanta que el uso del teléfono móvil es prácticamente universal en España.

Si estudios futuros llegasen a demostrar que el uso continuado del teléfono móvil tuviera una incidencia, aunque fuera modesta, en el desarrollo de algún tipo de tumor cerebral o en disfunciones cognitivas, por ejemplo, el impacto social de tales efectos
podría ser notable.

3. Evidencias científicas de la asociación entre efectos en salud y exposiciones crónicas a CEM débiles típicos en medios urbanos.
En lo concerniente a CEM de baja frecuencia, existe un bloque de evidencia experimental que muestra respuestas celulares diversas a campos débiles (por debajo de los Niveles de Referencia de ICNIRP) de frecuencia industrial (50 Hz y sus armónicos). Los estudios
en animales son escasos y la información que ha proporcionado no respalda, en general, las hipótesis sobre una potencial acción cancerígena de los CEM de baja frecuencia. Los mecanismos de respuesta celular y molecular a dichos campos están en estudio, pero
todavía no han sido identificados y determinados apropiadamente.

Los estudios sobre sujetos que presentan el Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética Percibida no son concluyentes y, hasta el presente, no han demostrado una relación causal clara entre
las dolencia incluidas en el síndrome y la exposición a CEM débiles. Del bloque de evidencia epidemiológica en sujetos expuestos en ambientes residenciales u ocupacionales, los datos más firmes, aunque todavía no aceptados plenamente, son los que se refieren a incrementos significativos (riesgo relativo ≈ 2) en la incidencia de
leucemia en niños expuestos crónicamente a campos B > 0,3 µT. Esta evidencia ha sido considerada por la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC; OMS) suficiente para clasificar los CEM de baja frecuencia como “posibles cancerígenos”, tipo 2B.
De las fuentes de radiaciones de radiofrecuencia, las más estudiadas en el presente son las señales de radiocomunicación por telefonía móvil. Algunos estudios experimentales han mostrado respuestas celulares a niveles subtérmicos de dichas señales. Sin embargo, los mecanismos biofísicos implicados en estas respuestas todavía no han sido identificados adecuadamente. Los estudios en modelos animales tampoco han proporcionado hasta el presente un respaldo a las hipótesis sobre efectos cancerígenos de exposiciones crónicas a las radioseñales utilizadas en telefonía.
El conjunto de la evidencia obtenida de estudios realizados sobre voluntarios expuestos a señales de radiofrecuencia en condiciones controladas, parece indicar que las emisiones de los terminales telefónicos podrían, en determinadas condiciones y sobre
determinados sujetos, interaccionar con algunos procesos electrogénicos cerebrales. Sin embargo, la información obtenida no permite determinar si las variaciones detectadas en la actividad cerebral pueden suponer un riesgo para la salud, o si pueden influir en el comportamiento o en los niveles de capacidad cognitiva, en las tareas de memoria o enotras funciones.

Los datos epidemiológicos sobre incidencia de tumores cerebrales en usuarios de teléfonos móviles coinciden en mostrar una ausencia de efectos a cancerígenos a corto plazo. Sin embargo, para personas con 10 años o más de uso los datos son más heterogéneos, y estudios recientes han mostrado indicios de incrementos (riesgos
relativos medios de 2 – 2,4) en la incidencia de tumores poco habituales (neurinoma acústico o glioma), sobre todo de localización ipsilateral a la zona de aplicación del teléfono. Es previsible que el análisis conjunto de los resultados definitivos del Proyecto
Internacional Interphone, esperados para 2008, proporcione información que permita despejar algunas de las incógnitas planteadas por los trabajos disponibles actualmente.

4. Propuestas de control de los factores de riesgo implicados
Comparada con otros países europeos, España presenta un retraso en materia de protección ciudadana ante exposiciones a CEM ambientales. Los ámbitos en los que nuestro retraso es más patente son:
1. Legislación y garantía del cumplimiento de las leyes
2. Información a los sectores interesados y control de la preocupación social
3. Investigación y desarrollo
Los tres ámbitos están estrechamente ligados y son interdependientes, por lo que deberían arbitrarse estrategias para su desarrollo paralelo (ver puntos 4 y 5 del presente
resumen ejecutivo). Si, adicionalmente, se considerase oportuno ejercer un mayor control de las exposiciones con vistas a su minimización en ambientes no ocupacionales, podrían
desarrollarse políticas en las siguientes áreas:
Bajas frecuencias: Enterramiento de líneas eléctricas específicas, establecimiento de pasillos no urbanizables en las inmediaciones de líneas aéreas, limitar la inclusión de centros de transformación en los bajos de viviendas de nueva construcción o aplicar normas de minimización de emisiones electromagnéticas para instalaciones eléctricas en edificios de nueva construcción. Además, algunos electrodomésticos emisores de campos intensos, como cocinas y hornos de inducción o aparatos de microondas, podrían incluir
en sus manuales información sobre sus niveles de emisión electromagnética en función del uso y la distancia, y consejos para minimizar la exposición del usuario.
Radiofrecuencias: Garantizar la aplicación de la legislación a fuentes emisoras distintas de las antenas de telefonía, como son las antenas de radio y televisión, entre otras. Diseñar y aplicar campañas de información al ciudadano para el uso del teléfono móvil en condiciones de mínima exposición (manos libres, cobertura adecuada) y de exhortación para que los padres supervisen a sus hijos en el uso responsable de su teléfono móvil. La industria debería ser animada a desarrollar y aplicar técnicas que permitan conjugar la
eficacia en la radiocomunicación con la minimización de la exposición de los ciudadanos. En medios laborales, la empresa debería dotarse de información sobre los niveles de exposición ocupacional de sus trabajadores y garantizar la minimización de las emisiones tanto como fuera posible dentro de márgenes técnica y económicamente
viables. Los trabajadores deberían recibir la información y adiestramiento necesarios para contribuir a minimizar sus niveles de exposición.
5. Recomendaciones y acciones prioritarias a abordar
a. Legislación. España debería dotarse de legislación más completa en materia de radioprotección ante CEM ambientales. Así, sería conveniente extender la aplicación del RD 1066/2001 a otras fuentes emisoras de radioseñales tales como microondas, radio,
televisión o radar. La ley tampoco se viene aplicando a las emisiones de los teléfonos móviles y a las de comunicación en interiores o a corta distancia (Wi-Fi, LAN, etc.). Asimismo, interese establecer una regulación para exposiciones del público a CEM de frecuencias distintas de las de radiocomunicación. Particularmente, urge legislar sobre exposiciones residenciales a frecuencias bajas, incluyendo la frecuencia industrial. La falta de legislación en esta materia ha venido dificultando la capacidad de respuesta de las autoridades sanitarias ante un número creciente de casos de inquietud ciudadana.

En lo concerniente a exposiciones ocupacionales, es necesario subrayar que el año 2008 es la fecha límite para la transposición de la recomendación del CE (2004) que establece los criterios mínimos de protección de los trabajadores ante exposiciones agudas a
radiaciones no ionizantes.
b. Información y control de la percepción de riesgo. Estudios recientes señalan que la falta de información fidedigna y eficaz sobre las medidas adoptadas para la protección del
público ante las exposiciones a RNI está en el origen de la preocupación e insatisfacción ciudadana. Sería recomendable desarrollar campañas de información sobre niveles de
exposición en distintos ámbitos y a distintas fuentes, sobre legislación y medidas adoptadas para la protección del público y los trabajadores, sobre estrategias voluntarias para el uso eficaz de los equipos y para la minimización de las exposiciones.
c. Investigación y desarrollo. El establecimiento de límites de exposición correctos y el desarrollo de estrategias eficaces de protección ante exposiciones agudas o crónicas a CEM sólo puede hacerse sobre la base del conocimiento científico generado por estudios clínicos, epidemiológicos y experimentales de calidad. La investigación debería ser incentivada mediante la dotación de proyectos para la ejecución de estudios dirigidos a la
radioprotección ante RNI. A tal respecto convendría valorar la conveniencia de volver a incluir esa materia entre las líneas prioritarias establecidas por los organismos públicos de
investigación, estatales y locales.
d. Creación de comités de expertos. Para la ejecución de cada uno de los puntos anteriores sería necesaria la participación de uno o más comités de expertos. Convendría que España se dotase de un Comité Científico Nacional de Expertos en protección ante
RNI que actúe como referente nacional e interlocutor internacional. Que revise e interprete periódicamente la evidencia reciente y, a partir de sus conclusiones:

1) Proponga estrategias de protección para público y trabajadores ante exposiciones actuales y “emergentes”.

2) Proponga estrategias y líneas de investigación y desarrollo.

3) Informe a las instituciones y autoridades.

4) Tutore la información que se emite hacia el público y
hacia los agentes interesados.
Algunas Comunidades Autónomas podrían considerar conveniente dotarse de comités locales similares. En ese caso, los comités locales deberían estar coordinados entre ellos y con el Comité Nacional; el cual, a su vez, estaría coordinado con otros comités nacionales y supranacionales

 

 

 

Celulares, Microondas, Laptos son los más peligrosos emisores en ondas electromagnéticas

 

El experto en medición de electromagnetismo, Rolando Cárdenas, recomendó evitar el uso excesivo de los equipos tecnológicos que tenemos en casa.

Escuelas sin WIFI: escuelas sin contaminación electromagnética

El colectivo ‘Escuela sin wifi’ ha pedido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a los ministros de Sanidad y Educación que sustituyan el sistema de conexión wifi en la aulas de los centros educativos por sistemas de cableado estructurado para disminuir los niveles de contaminación electromagnética a los que están expuestos los escolares.

Junto a la sustitución de este sistema de conexión, ‘Escuela sin wifi’ ha alertado de que cada vez más escuelas en España instalan redes informáticas inalámbricas (wifi, WLAN) mientras que muchos padres, profesores y autoridades no son conscientes de la “enorme cantidad” de estudios científicos publicados que afirman que dichas tecnologías móviles e inalámbricas emiten radiaciones nocivas para la salud. Por ello, ha pedido que se declaren las escuelas ‘Zona blanca’ (sin contaminación electromagnética) por ley y que se diseñen e implementen campañas de información dirigidas a profesores, padres y niños sobre el buen uso de las tecnologías de la información para evitar riesgos específicos del uso “precoz, indiscriminado y prolongado” de los teléfonos móviles y otros dispositivos emisores de microondas.

 

Antenas de telefonía móvil: una muerte anunciada

El miércoles 25 de marzo tuvo lugar en la Sala San Borondón de La Laguna la charla-coloquio “LAS ANTENAS DE TELEFONÍA MÓVIL ¿UNA MUERTE ANUNCIADA?”, a cargo de los expertos en radiología Arturo Méndez y José Hernández Armas (Jefe de Protección Radiológica del HUC) y Antonio Porras, portavoz de la Plataforma de Afectados por las Antenas de Telefonía Móvil-PLAMOCAN. El acto forma parte del Ciclo “Una Alternativa Sostenible, Democrática y Social”.

 

Radiación electromagnética el asesino invisible

 

La ciencia ha probado que dichos aparatos eléctricos y equipos electrónicos emiten ondas electromagnéticas de diversa intensidad y longitud de onda. Esas ondas electromagnéticas son incoloras, inodoras, invisibles e intangibles pero tienen un poder penetrante muy fuerte. Es difícil protegerse contra ellas y se están convirtiendo en una nueva forma de contaminación que afecta silenciosamente nuestra salud y causa varias dolencias.

La radiación electromagnética ha sido reconocida en el mundo entero como un “Riesgo público”. De acuerdo a varios registros documentarios, la radiación electromagnética podría dañar el cuerpo humano del siguiente modo:

Provocando mutaciones genéticas e incrementando la tasa de incidencia de cáncer.
Interrumpe las actividades electrofísicas normales en el cuerpo humano, llevando a dolencias como dolores de cabeza, insomnio, palpitaciones, etc…
Dañan los ojos causándoles varias enfermedades y pueden llevar a la ceguera en los casos más serios.
Altera las señales transmitidas por la glándula tiroides a la membrana celular, inhibiendo así el crecimiento de los huesos en los niños.
Causa disturbios en el fluído de aniones de calcio a través de la membrana celular, afectando así el crecimiento normal en niños y adolescentes.
Se correo el riesgo que las múltiples radiaciones se acumulen y resulten eventualmente en daños permanentes.

Daños de la contaminación electromagnética en niños

Hablar más de 50 minutos por el celular produce daños en el cerebro